mis servicios

puedes elegir entre ellos!

Personalmente creo que el lugar en el que forja una relación humana es de suma importancia para su perfecto desarrollo. Por eso creo que una buena relación terapéutica entre el cliente y psicoterapeuta merece una elección del lugar donde nuestras conversaciones se efectúen.

Al establecerme en la Gold Coast en 2011, decidí que esas interminables y hermosas playas podrían servirme como lugar de consulta para algunos de mis clientes! Así es como ofrezco los siguientes espacios para nuestras consultas:

  • EN EL CONSULTORIO - cara a cara, personalmente – ó
  • AL AIRE LIBRE en la playa o en algún parque conveniente - cara a cara, personalmente - ó
  • POR TELÉFONO (sujeto a condiciones previas), ó
  • POR INTERNET, por SKYPE, (sujeto a condiciones previas).

Las consultas via Skype son cada vez más populares. Muchas de las personas muy ocupadas o las que prefieren las sesiones de terapia desde la comodidad de su hogar eligen esta opción. Otros encuentran que Skype (o teléfono) reduce la ansiedad del encuentro "cara a cara”.

Lamentablemente, las sesiones por Skype son posibles después de una primera sesión “cara a cara”. Estoy convencida que es más fácil “tocar el alma” de una persona mediante un encuentro personal. Una relación de trabajo eficaz sólo puede hacerse cuando se crea una relación terapéutica de ese modo. Una vez que el vínculo es creado, entonces las consultas por Skype o en el teléfono son posibles.

Provéo un servicio de counselling (también llamado psicoterapia) y “coaching” (guía) personal dentro del marco de la Teoría de la Elección (William Glasser, M. D.). La terapia que uso es muy eficaz, de tipo cognitivo-conductual y de corto plazo. El enfoque de este modelo terapéutico es el presente del cliente y los objetivos que quiere alcanzar en el futuro. Es un método orientado hacia el encuentro de soluciones prácticas. Utiliza la autoevaluación para identificar las necesidad que generan nuestras conductas y guía la exploración de opciones más efectivas.

La premisa principal es que todo comportamiento está respaldado por una buena intención; la de satisfacer una necesidad propia actual. Nuestro comportamiento no es malo ni bueno, solamente eficaz o ineficaz, responsable o irresponsable, aceptable o no aceptable por la sociedad en la que vivimos . La mayoría de nosotros somos buenos seres humanos, todos tratando de conseguir lo que necesitamos…no siempre de la mejor forma!

Desde este punto de vista, la felicidad, la alegría y la miseria reflejan el grado de control que cada uno de nosotros percibe de tener sobre la vida.

Las relaciones humanas son mi negocio

Ayudo a gente que se enfrenta a desafíos con:

  • Las relaciones familiares, con hijos, padres y parientes más lejanos
  • Las relaciones íntimas
  • Las relaciones laborales, con colegas, con nuestros empleados o con nuestros jefes
  • Las relaciones escolares, con compañeros y con profesores
  • Las relaciones amistosas
  • Las relaciones con. vecinos y conocidos
  • Nuestra relación con nosotros mismos.

Son esas relaciones penosas las que están en la base de la mayoría de nuestros problemas (es decir, a no ser que estemos hambrientos, enfermos, o indigentes).

Mis credenciales

Con una licenciatura en psicología ( Universidad Nacional Australiana -ANU) y estudios de posgrado e investigación en la práctica de la Terapia de la Realidad y la Teoría de la Elección (Instituto William Glasser), me he trasladado a la Gold Coast en Queensland, para continuar con mi misión de trabajo; ayudar a la gente a encontrar más alegría de vivir. Quiero también ofrecer mi ayuda a la comunidad de habla hispana.

Soy una psicoterapeuta/counsellor, (Registrada por PACFA, ARCAP y QCA,). Mi experiencia de vida personal sobre comportamiento humano coincide con mi aprendizaje oficial terciario. Estoy convencida que la vida es la universidad por excelencia.

Soy capaz de posibilitar cambios importantes en las vidas de mis clientes. En vez de intervenir en sus vidas, me concentro en encontrar los recursos internos en mis clientes para ayudarlos a alcanzar su máximo potencial humano. Trabajo con ellos en un ambiente de respeto, aceptación incondicional y la más estricta confidencialidad para conseguir lo que buscan y necesitan. Me da una enorme satisfacción observar como mis clientes recuperan el control de sus vidas.